Estos son los mejores jugadores europeos de Basket de la historia

Lo que hace solo un par de décadas sonaba a utopía es hoy una realidad: los jugadores europeos empiezan a dominar la NBA. Tres de los cinco principales candidatos al MVP de esta temporada proceden del viejo continente. Nikola Jokic, Giannis Antetokounmpo y Luka Doncic son, junto a LeBron James y Joel Embiid, los mejores jugadores de lo que va de curso. Así, podríamos estar ante la tercera campaña consecutiva con un MVP europeo. En este contexto, el debate sobre quién es el mejor jugador europeo de todos los tiempos está cada vez más abiertos La lista de aspirantes crece, con méritos cada vez más contundentes. Éstos son los principales nombres sobre la mesa:

 

Colmillo, carisma y tragedia

Su trágico fallecimiento en accidente de tráfico nos impidió saber hasta dónde habría llegado Drazen Petrovic. Anotador compulsivo y competidor insaciable, el mago de Sibenik dominó el baloncesto europeo (dos Copas de Europa con la Cibona y dos Recopas, una con la Cibona y otra con el Real Madrid) hasta que en 1989 desembarcó en la NBA. Tras una temporada y media en Portland en la que no terminó de encontrar su sitio, recaló en los New Jersey Nets, donde se convirtió en un referente. En sus últimas dos campañas superó los 20 puntos por partido en una Liga en la que los europeos no lo tenían nada fácil para triunfar. Su inmenso talento, sus exhibiciones de raza a los mandos de la Cibona o de su selección (la plata de Croacia en los Juegos de Barcelona es inolvidable) y su carácter polémico sobre la pista lo convirtieron en un icono para varias generaciones.

Petrovic en su época con los Nets - Vía: elpais.com

Inteligencia suprema desde las alturas

Arvydas Sabonis impactaba por su estatura, pero su dominio iba más allá. En un baloncesto en el que los pívots tenían un peso mucho mayor, el lituano combinaba sus 2,22 metros con una visión de juego privilegiada y un talento exquisito para anotar desde el poste bajo e incluso para tirar desde media y larga distancia. Era imparable. Nombrado jugador europeo del año en seis ocasiones, dio el salto a la NBA en 1995, para enrolarse en los Portland Trail Blazers. Pese a sus gravísimos problemas físicos, especialmente en su tendón de Aquiles, jugó siete temporadas en la mejor liga del mundo, firmando 12 puntos de media y llegando a rozar la final del año 2000. “Si no hubiera tenido lesiones, Sabonis habría sido el mejor pívot de la historia”. Palabra de Red Auerbach.

Sabonis jugando para los Trail Blazers - Vía: basquetplus.es

Productos del siglo XXI

Dik Nowitzki, Pau Gasol y Tony Parker forman el tridente que marcó las primeras dos décadas del siglo XXI en el baloncesto europeo. El alemán fue el primero en desembarcar en la NBA. Tras ascender a la Bundesliga con el DJK Wurzburgo en 1998, recaló en los Dallas Mavericks, donde se convertiría en el jugador que cambiaría la historia de la franquicia. Su muñeca privilegiada, su coraje y su inabarcable talento para anotar desde cualquier posición le valieron para jugar 21 temporadas en la Liga, ser 14 veces All Star y ganar un MVP y un anillo.

Nowitzki es el mejor jugador de la historia de los Mavs - Vía: blogdelbasket.com

Pau Gasol aterrizó en la NBA en el 2001 sólo unos meses después de explotar en la Copa del Rey disputada en Málaga. No tardó en demostrar que allí estaba su lugar. Que estaba llamado a triunfar entre los mejores. Se convirtió en el líder de los Grizzlies, con los que logró llegar a los Play Off, antes de ser traspasado a los Lakers. Allí se unió a Kobe Bryant para formar una dupla letal.Tras pasar por Bulls, Spurs y brevemente por los Bucks, una lesión en el pie puso punto final a su legendaria carrera NBA, en la que relucen seis participaciones en el All Star y, sobre todo, dos anillos.

 Pau y su legendaria dupla con Kobe - Vía: marca.com

Tony Parker recaló en 2001 en unos Spurs ganadores. Dos años más tarde lo haría Manu Ginobili. El galo y el argentino formarían un tridente mítico con el considerado por muchos como mejor ala-pívot de la historia, Tim Duncan. Bajo la batuta de Gregg Popovich, lideraron a la franquicia a la conquista de cuatro anillos. Parker fue el cerebro de un equipo que destacó primero por su solidez y, con el paso del tiempo, por un baloncesto coral en el que el balón volaba de mano a mano en una sinfonía perfecta. Parker fue el MVP de las finales de 2007, el primer europeo en lograrlo.

Parker alma mater de los Spurs campeones - Vía: bleacherreport.com

La nueva era ya está aquí

Los últimos años han demostrado que el futuro del baloncesto europeo está en las mejores manos. Giannis Antetokounmpo recogió el testigo. Una fuerza de la naturaleza, un trabajador incansable que ha convertido a los Bucks en aspirantes al anillo. Sus dos MVP le avalan como una de las superestrellas de la Liga.

Anteto es uno de los grande dominadores del momento - Vía: elmundo.es

Luka Doncic es la sonrisa. El magnetismo. El talento puro, sin límites. Llegó a Dallas en 2018, con apenas 19 años, y su impacto en la franquicia y en la Liga fue inmediato. La temporada pasada, su segunda en la Liga, firmó más de 28 puntos por partido. Es imposible vislumbrar su techo.

Doncic uno de los mayores histtoricos en la NBA - Vía: marca.com

Nikola Jokic completa el trío de ases europeos del momento. Libra junto a Embiid la batalla por ser el cinco más dominante del planeta. Su crecimiento ha sido imparable durante las seis temporadas que lleva en la NBA y es, muy posiblemente, el pívot con mejor capacidad de pase de la historia, incluso por encima de Sabonis. Una verdadera delicia.

Jokic es el mejor pivot del momento - Vía: marca.com

El talento no deja de brotar en el baloncesto europeo. Las leyendas escritas por los Petrovic, Sabonis o Gasol han encontrado sucesores capaces de componer nuevos capítulos tanto o más brillantes. El porvenir está asegurado. ¿Quién será el siguiente en unirse a la lista?

HAZLO GRANDE