Final copa del rey 2020

Final de copa del rey entre el Athletic club y la Real Sociedad

Cuando Athletic Club y Real Sociedad se clasificaron para la final de copa, aún el coronavirus era una enfermedad ajena, no nos habían confinado y nadie hablaba de vacunas. Un año después, la final entre los equipos vascos está a punto de disputarse. Ambos clubes prefirieron aplazarla con la esperanza de ver aficionados en las gradas. No podrá ser. Sin embargo el partido estará cargadito de emociones entre dos equipos vecinos y hermanados, pero rivales. Vamos a analizar cómo llegan los rojiblancos y txuriurdins al partido.

Dos aficiones hermanadas frente a frente - Vía: mundodeportivo.com

Los cuartos de final fueron determinantes.

Un gol de Iñaki Williams echó al Barcelona casi en el descuento. La Real en cambio se cargó al Real Madrid en un partidazo en el Bernabéu que acabó con un 3-4. Ambos equipos eliminaron a los máximos favoritos de manera dramática demostrando que en un torneo a partido único todos los rivales son peligrosos. En semifinales el Athletic también sufrió ante un gran Granada. Yuri con un zurdazo en el 81 metió a los de Garitano en la final. La Real en cambio se topó con la revelación de la competición, el Mirandés.

Williams celebrá el gol marcado ante el Barça - Vía: marca.com

En qué momento llegan los equipos.

Los donostiarras están haciendo una temporada muy buena, pero irregular. Han sido por momentos uno de los equipos que mejor han jugado a fútbol en Liga, pero en Europa League no pudieron hacer nada ante el Manchester United. Aún les queda la esperanza de poder luchar por entrar en la próxima Champions League, aunque parece difícil. El Athletic en cambio, parece haberse abonado a los empates. Da la sensación de que se están dejando llevar en la competición doméstica con la cabeza en las dos finales que tienen por delante este mes. Veremos si esto es beneficioso o perjudicial para los leones.

Isak celebrá uno de los goles marcados - Vía: laliga.com

Dos entrenadores con mucha personalidad.

Lo de Marcelino fue llegar y besar el santo. En solo tres partidos como entrenador de los bilbaínos levantó su primer título. Ha sido capaz de cambiarle la cara a un equipo que parecía que jugaba sin rumbo. Ahora tiene la oportunidad de convertirse en el primer entrenador capaz de ganar dos Copas consecutivas con dos equipos distintos. Imanol Alguacil es un tipo de la casa. Un hombre que conoce muy bien el vestuario y que sabe la importancia que tiene este partido en San Sebastián. Vive las victorias de su equipo como si estuviera en el campo con ellos, pero también como un aficionado de toda la vida. Y además ha hecho que los txuriurdin jueguen a fútbol de maravilla.

Marceliono con el título de la Supercopa - Vía: rtve.es

Los jugadores a seguir.

Una final es un partido para jugadores con carácter. Futbolistas con personalidad que no se arrugan y se echan el equipo a la espalda. En el lado gipuzkoano tenemos a Oyarzabal. Personalidad y calidad en su bota izquierda. Mikel, a pesar de su corta edad, es la figura más importante del equipo y su capitán. En cuanto a los bilbaínos, habrá que estar pendientes de Raúl García. Al navarro le encantan estos partidos de alta tensión. Se crece. Su carisma y sus ganas de pelear cada balón pueden inclinar la balanza hacia su lado. Un auténtico currante del fútbol. 

Oyarzabal la gran estrella de la Real Sociedad - Vía: as.com

Cómo se vive en las ciudades.

Las aficiones de ambos equipos son un ejemplo de deportividad. Hemos perdido la oportunidad de ver cómo conviven en harmonía dos ciudades en un evento tan importante. Las calles de Bilbao y Donostia estarán vacías pase lo que pase, pero sonarán los himnos y los gritos desde los balcones adornados con las banderas de sus equipos. Por fin llega la final más larga de la historia. Que gane el mejor.

HAZLO GRANDE